MAGIA


Qué magia habría llamado ilusión
a lo que solo yo conozco.
Voces con matices,
de campanas crepusculares
secretos y embrujo
en antiguos labios febriles.

Y en las mejillas
una sonrisa y una lágrima,
que no siempre coinciden.
Qué caricia,
qué beso sin tocar cuerpo
la ternura cobijada,
bajo la mirada
de una noche desesperada,
con aromas intuidos
exacerbando latidos
hundiéndose
en un mar de espuma,
o ardiendo en llamas.

Conjugación de almas
y cuando se acabe el verbo
tragare todo el aire.

Demorare,
esperanzada en años inciertos,
de meses pacientes
con semanas delirantes
el segundo eterno de los deseos
los sueños revueltos,
...flotando entre los dedos.

No hay comentarios.: