MAGIA


Qué magia habría llamado ilusión
a lo que solo yo conozco.
Voces con matices,
de campanas crepusculares
secretos y embrujo
en antiguos labios febriles.

Y en las mejillas
una sonrisa y una lágrima,
que no siempre coinciden.
Qué caricia,
qué beso sin tocar cuerpo
la ternura cobijada,
bajo la mirada
de una noche desesperada,
con aromas intuidos
exacerbando latidos
hundiéndose
en un mar de espuma,
o ardiendo en llamas.

Conjugación de almas
y cuando se acabe el verbo
tragare todo el aire.

Demorare,
esperanzada en años inciertos,
de meses pacientes
con semanas delirantes
el segundo eterno de los deseos
los sueños revueltos,
...flotando entre los dedos.

C.A.S.K.





Las raíces que me unen a ti
son largas y angostas,
eres agua turbia
que me lleva,
sutil brebaje tus besos
que penetran por mi boca
y me envenenan poco a poco
y yo desvarío
en inocente zumo de fruta.

Y aunque se de conjuros y demonios,
cuando tus dedos me tocan
y se deslizan por mi cuello
me aferro a tu temblorosa mano,
abandonada a la ráfaga
de tu aliento.

Y es entonces cuando de noche
corro el mejor de los caminos,
montada en potro de nácar
sin bridas y sin estribos.

De golpes sinuosos,
atravesada por tu profunda huella,
con mi pelo cayendo sobre tu rostro
y nuestras miradas clavándose,
oliendo a húmeda tierra,
bajo los álamos
y por el sudor,
resbalan copiosas blasfemias
que se traga solo la noche
y un cielo sin estrellas.

No renunciare a ti
así existan horizontes
y ladren los perros
anunciando desastres,
no quitare de mi cuerpo
el deseo que emana
cuando salpicas mi piel
con las gotas de tu boca
y seas mi razón,
mí más bella locura
mí extraño amor,
mi ángel o demonio.

DESPERTAR EN TI











Eres un suspiro corto...lento

tu aliento... abre mi mañana con aromas frescos.

Tu aliento casi certero...juega en medio de mi pecho

apresura los latidos...

empujándolos hacia un despeñadero

...como un galope sin termino.


Mi mañana esta rodeada de aliento

humareda...dardos...cruzados poemas,

se clavan entre cejas y frente

giran en paladar y lengua

pulcros...obscenos...ardientes.



A medio día...quiero lo que dice el poema

...la saliva vuelta torbellino

...el deseo golpeando

...un susurro en tus labios

mi humedad...en tus manos.

TE QUIERO Y DESEO





Te quiero y deseo
bajo esta tenue luz
que nos abraza,
con aire impregnado de brisa y verso.

Amo tu presencia inalterable
lícita y sutil,
conducida también
de un modo lujurioso
capaz de sucumbir mi resistencia.

Te quiero y deseo
ahora y desde el principio
en mi antes,
en fatiga de horas desquiciadas,
y tu mirada fue sosiego
como desnudo ángel en el aire.

Mas  te deseo
cuando me invitas
y estremecida caigo
respirando apenas
en un resbalar
tembloroso
desde tu frente a tus pies
salvaje y vehemente.

Otras, como ciego tacto
golpeas mis sentidos
volviendo lluvia mi mirada,
mi carne se hace maleable
al querer hambriento de tus dedos,
entro con mi canto
subyugada
en la embriaguez de nuestras voces.

Entonces ya no hay nada
sino el mundo que se levanta
en el brillo de tus ojos,
la boca de tus ojos que muerde mi deseo
tus ojos desnudos en los ojos
de mi alma.

Después, siempre después,
…sobran las palabras.

SOMBRA




No soy más que un gemido
desnudo ante tu noche
sombra indescifrable
merodeando los sentidos.

Vago en la cúspide
multiplicando mí deseo
arrebato insoslayable
en el instante
en que apareces.

Y me nutro de tu aire
vaivén certero a mi olfato
sospecha ardiente
navega noctámbula en mi sueño.
Y es de madrugada que despierto
colgada de tus ojos
pegada a tu aliento
inhalando tus íntimos deseos.

Murmuro un te quiero
de un abismo inmensurable
y lucho con mis ganas
para no despertarte
abrupta insensatez de amarte
en ese momento
sin reparos ni descanso.
Entonces la penumbra me salva
aun así se enciende mas la llama
cayendo sobre ti
…las horas que faltan.

HABLAME DESPACIO..

                                                     

                                                              Háblame así, despacio
profundo en mis oídos
de allí en adelante,
llévame cosida a tu piel
llévame escondida a encender nubes rojas.

Déjame descubrir otra vez tu mirada
clavada en mi garganta.
Bebe mis palabras
antes que exhalen por mis dientes
quema mi piel con el tacto de tus dedos,
enloquece mis uñas y mis parpados
y deshace mi lengua con sentencias delirantes.
Hazte cargo ¡si! hazte cargo
de este cuerpo y esta sangre,
estas ansias inusuales
que giran y desatan mis sentidos.

Hoy estoy sin saber como
perpleja y a la vez estremecida,
hoy pienso y anhelo tus formas
tu voz , tu boca
tú aroma inconcluso.
Quiero el pensamiento que te nombra
carne, manos, tus ojos.
Te veo entre cejas,
un espasmo me sacude
enceguecida, frenética te busco
entre sombras misteriosas
mientras desaparece el crepúsculo
y se desliza sobre mi cuerpo
... el murmullo de tu voz.

Curva


R


Recorriste cada curva que te ofrecí
y reposaste segundos en mi cintura, 
allí jadeaba la locura súbita de mi voz,
perdida en los umbrales del deseo 
y un ínfimo resabio de amor. 

 Creció el ardor
a través de las ventanas de los ojos
despierto el corazón 
vorágine en el cuerpo y desazón.

Mire tus mejillas de suaves sonrojos
Y bajo el crepúsculo nos amamos
tiernos,dulces  frenéticos.
Saboreamos impúdicos cada instante de placer
sin ser tu ni yo,soloun mismo cuerpo con una voz.